▷ De qué manera Hacer “Batch Cooking” (sin fallecer en el intento)

Cocina y prepara recetas para guardarlas e ir tomándolas a lo largo del resto de la semana: Batch Cooking.

¡Cocina los menús semanales y olvídate!

En vez de cocinar día a día, le dedicamos un rato una tarde (por servirnos de un ejemplo, el último día de la semana) y así nos concentramos todo el ahínco de una vez.

Ahorra tiempo y dinero, come más sano y controla tu nutrición semanal con unas pocas horas de cocina.

Es una estupenda estrategia que asegura ingerir comestibles de calidad y más saludables sin «improvisar» y recurrir a otros menos apropiados. ¡Y vas a aprender nuevas recetas!

1. Planificación y objetivos

Comienza siempre y en toda circunstancia con lo imprescindible:

  • Controla tu alimentación: puedes continuar tu dieta de forma fácil con las calorías y macronutrientes que te son precisos.
  • Pon tu música preferida, toma papel y lapicero (a la antigua usanza) y establece tu menú semanal dividido en almuerzo y cenas.
  • Va a ser de mucha ayuda un libro de recetas o visitar las de nuestro weblog.

Una forma muy simple va a ser contar con de todo el material necesario:

  • Aparejos para cocinar: sartenes, ollas…
  • Ten la despensa llena de condimentas y aderezos: como sal, pimienta y aceite de oliva…

No te olvides de ponerle una etiqueta a cada preparación señalando la receta y en qué momento debes tomarla.

Si deseas aligerar aún más puedes decantarse por aquellos comestibles que acostumbran a tardar más en cocinar, como por poner un ejemplo, los garbanzos cocidos, y decantarse por la adquisición de estos envasados.

dos. Comestibles y cantidades

Es el instante de pasar a la acción.

  • Haz la compra: una vez que tengas organizado tu menú semanal en la lista de la adquisición, es el instante de adquirir todos y cada uno de los productos que te hagan falta. Esta es buena forma de ahorrar, eludiendo adquirir comestibles superfluos o poco saludables.
  • Escoge y pesa los ingredientes para toda la semana: Uno de los primordiales inconvenientes que la mayor parte de las personas hallan en el momento de cocinar es que no saben supervisar las cantidades o raciones. Por este motivo, las primeras veces se aconseja emplear una báscula que nos deje medir bien las raciones que comeremos.
  • Limpia y prepara los comestibles ya antes de cocinar: Corta y pela las frutas y las verduras, pon a remojo las legumbres y limpia apropiadamente los pescados y carnes. Esto te dejará ahorrar mucho tiempo.

Recuerda, la organización es la clave.

tres. Preparación

Que comience la diversión:

  • Separa los comestibles crudos de los que vas a precisar cualquier clase de cocción.
  • Cocina tus alimentos: Cocina como lo hacía tu abuela mas de una forma más creativa, emplea múltiples formas de cocción: al vapor, un golpe de horno o a la plancha (eludir los fritos).
  • No precisas ser un especialista de los fogones para llevar una alimentación sana.
  • Aprovecha el tiempo de cocción de los comestibles para preparar las ensaladas, salsas y vinagretas
  • Limpia y ordena toda vez que prepares una receta: puesto que vamos a cocinar para una semana, esto va a suponer que manchemos más de la cuenta, en consecuencia, para agilizar conforme vayas preparando recetas, ve limpiando todo lo que resulta posible y así, cuando comiences una nueva receta lo vas a tener todo perfecto.
  • Vuelve a iniciar hasta el momento en que tengas todos y cada uno de los comestibles cocinados.

cuatro. Almacenaje

Cuando tengas todas y cada una los comestibles cocinados y los menús preparados, es el instante de decidir de qué forma preservarlos.

  • Guarda tus recetas en diferentes recipientes: empleando recipientes de cristal o plástico capaz para la nutrición va a ser suficiente.
  • Escoge dónde vas a guardar cada recipiente conforme el instante de consumición y periodo de conservación: Una vez preparado nuestro menú, se procede a guardar en la nevera para asegurar la mejor conservación. Asimismo puedes congelar, si además de esto haces guisos o potajes, probablemente te salgan múltiples raciones.
  • Ya antes de congelar, deja reposar: aquellas recetas que vayamos a congelar, resulta necesario dejar un tiempo descansar una vez que las tengamos.

¡No la metáis en el congelador estando calientes!

Una alternativa muy socorrida y que nos facilita nuestro batch cooking son aquellos comestibles que se comercializan en tarros, como por servirnos de un ejemplo los garbanzos cocidos.

No se aconseja congelar comestibles como el arroz o pasta, ya que soportan más tiempo en el frigo.

cinco. ¿Qué géneros de recetas son capaces para el batch cooking?

Prácticamente cualquier receta es capaz para el batch cooking:

  • Cremas y Sopas de Verduras.
  • Carnes y pescados.
  • Legumbres.
  • Huevos cocidos
  • Pasta y arroz cocido.
  • Salsas.

Un caso de menú semanal de Batch Cooking

Almuerzo Cena
Lunes Arroz con lentejas y verduras. Pechuga de pavo con crema de berenjena.
Martes Merluza con quínoa y setas. Hummus proteico con verduras cortadas en palitos.
Miércoles Ensalada de canónigos con garbanzos cocidos, huevo cocido y pipas de calabaza. Noddles de calabacín con salmón.
Jueves Pechuga de pollo con judías verdes. Brochetas de pez espada.
Viernes Pasta con tomate y carne picada. Arroz seis exquisiteces.

seis. Goza de tu tiempo

No hay nada mejor que poder gozar reposadamente de nuestro ocio sin preocupaciones – algo que tal y como el planeta actual vira es algo de dar las gracias -.

Entonces, ¿por qué no quitar uno de esos que nos sostiene en una situación diaria – y ahora qué como yo…?

Puesto que con el procedimiento de Batch Cooking podemos quitar de cuajo y porrazo esta «preocupación» y preocuparte por lo que más te agrada 🙂

¡Si ya eres un «master» del arte del batch cooking puedes compartir con nosotros tus trucos y dejarlos en comentarios!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMAS ENTRADAS

Peinados con accesorios: 4 propuestas para celebraciones por lo alto

Con una agenda llena de datas singulares por delante, ahora es el instante de ir tomando ideas y planeando cuáles van a ser esos...

«Asociaba el autismo a Sheldon Cooper. ¡Menuda sorpresa en el momento en que me enteré que era autista!»

«La única cosa que me puede distinguir de ti es que tengo un diagnóstico de TEA 1». Así de clara y honesta se muestra...

diez zancadas diferentes para cambiar tu rutina de piernas

¿Buscas formas de fortalecer y robustecer el tren inferior? Las zancadas, asimismo conocidas como estocadas o lunges, son el ejercicio idóneo para ello. Son...