¿Por qué dormimos peor en invierno y de qué forma podemos evitarlo?

En invierno los días se acortan, las temperaturas bajan y el sol está considerablemente más ausente. Esto nos lleva prácticamente a estimar hibernar o, cuando menos, a dormir más. Mas, por paradójico que parezca, nuestro sueño acostumbra a ser de peor calidad a lo largo de esta temporada del año.

Por esta razón, Emma – The Sleep Company ha efectuado una investigación para explicar las razones y, además de esto, su equipo de especialistas presenta una serie de consejos para asistirte a dormir mejor a lo largo de esta temporada.

La carencia de luz que experimentamos a lo largo de esta estación es una de las causas por el hecho de que afecta a nuestro ciclo sueño-vigilia.

La luz es fundamental, ya que nos ayuda a establecer nuestro ritmo circadiano (o reloj biológico) a través de sensores de luz especializados ubicados en los ojos. Advierten el ciclo de luz y obscuridad del ambiente y ajustan el ritmo circadiano del cuerpo a fin de que coincida con el día interno y externo. Además de esto, unos niveles de luz más bajos a lo largo del invierno pueden ocasionar el Trastorno Cariñoso Estacional (TAE), una forma leve o moderada de depresión que brota a lo largo de la temporada invernal. Dormir exactamente las mismas horas que en verano, exponerse a la luz solar dentro de lo posible, tomar suplementos de vitamina liposoluble de tipo D y practicar deporte pueden asistir a combatirlo.

Nuestro sueño asimismo puede verse influido por el aire seco generado por la calefacción que empleamos para adaptar las habitaciones de nuestras casas. Esto provoca una reducción de la humedad en el aire y puede provocar picor de garganta, tos, secreción ocular o nasal, especialmente si se es propenso a las alergias o se tiene algún inconveniente respiratorio. Además de esto, las elevadas temperaturas complican conciliar el sueño, por lo que es preferible no encender la calefacción y abrigarse bien al acostarse.

Recomendaciones para reposar mejor en invierno (y a lo largo de las fiestas navideñas que se aproximan):

Los pijamas de lino, franela o bambú te van a ayudar a sostener el calor y dormir con comodidad de noche. El lino es un termorregulador perfecto, que te sostiene caliente cuando hace frío y fresco cuando suben las temperaturas, al tiempo que la franela es un tejido cómodo ideal para llevar a lo largo de los meses más fríos. El bambú es otro buen material para tu pijama. Este tejido es suave y afelpado sobre la piel, y sostiene una temperatura agradable al ser natural, transpirable, cien por ciento biodegradable e hipoalergénico con cualidades antibacterianas, aparte de ser una alternativa realmente útil para quienes son propensos a las alergias.

Ponerte calcetines holgados te ayudrá a tener los pies calientes. Llevar calcetines mientras que duermes puede acrecentar la circulación sanguínea y dilatar los vasos sanguíneos. Como resultado, la temperatura anatómico puede descender más sencillamente, lo que es ventajoso para el sueño, ya que un descenso de la temperatura anatómico central ayuda a conciliar el sueño y a continuar dormido.

Procura aprovechar activamente las horas de luz en invierno: sal a tomar el sol por la mañana o a lo largo de la pausa para comer. Si puedes, siéntate cerca de una ventana orientada al sol cuando estés en casa o en la oficina. La OMS (OMS) aconseja tomar el sol en invierno para sintetizar vitamina liposoluble de tipo D a lo largo de veinte o veinticinco minutos por lo menos dos o tres veces a la semana.

Una temperatura entorno de unos dieciocho °C es ideal para dormir bien. Abre las ventanas y deja que entre aire limpio a lo largo de un par de minutos al levantarte y ya antes de irte a dormir.

Procura cenar por lo menos dos o tres horas ya antes de acostarte. Intenta no irte a dormir de manera directa tras haber hecho una comida abundante o consumido alcohol a lo largo de la cena de Navidad o las fiestas, a fin de que tu cuerpo pueda hacer bien la digestión ya antes de irse a dormir.

Theresa Schnorbach, sicóloga experta en terapia cognitivo-conductual para el insomnio y científica del sueño en Emma, asevera que es esencial escoger ropa de dormir que sea cómoda y transpirable, ya que los materiales empleados pueden asistir a supervisar la temperatura anatómico. Es esencial que el tejido sea conveniente para la estación del año y la temperatura entorno.

«Debemos aprovechar que las noches de invierno son más largas y nos fatigamos ya antes para dormir lo bastante. Las vacaciones de Navidad son el instante idóneo para dar al cuerpo todo el sueño que verdaderamente precisa tras las veladas festivas con amigos y familia, sin enfrentarse a un agobiante día de trabajo por la mañana siguiente», concluye.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMAS ENTRADAS

Guía para adquirir una máquina CORTAPELOS sin confundirse

En una peluquería y en casa todo hombre debe tener una máquina cortapelos. Charlamos de las clases que existen conforme su batería, acabado y...

¿Dónde podemos ver conteras de goma?

Las conteras de goma son un accesorio bastante desconocido, pese a que las tenemos por todas partes. De hecho, ni siquiera sabemos cómo referirnos a ellas...

Las bajas laborales por nacimiento de un hijo resguardan la salud mental

Las bajas laborales por nacimiento de un hijo resguardan la salud mental, en especial a las madres, y hay pruebas de que este efecto...