siete razones por las que es una buena idea apuntarte a clases de música con tu bebé

El primer sonido que escuchan los bebés es el latido rítmico del corazón de mamá. Una vez que nacen, se aliviarán si les cantamos una nana y les balanceamos. Después se sorprenderán con los propios sonidos que son capaces de hacer, comenzarán moverse al son de la música y les encantará hacer sonidos con la tapa de la olla o cualquier cosa que dejemos a su alcance.

Nuestros pequeños son musicales. Lo son desde ya antes de nacer. Lo son de forma natural a lo largo de sus primeros años y lo van a ser a lo largo del resto de su vida si logramos que preserven esa forma tan fácil de relacionarse con el ritmo y la armonía. Además de esto, la música les sirve para desarrollar sus capacidades cognitivas, físicas, sensibles y sociales, ¿por qué no aprovechar esta ventana de ocasión?

A partir de los diez meses, los peques están en una edad ideal para beneficiarse de una actividad de estimulación musical, ya que están en plena etapa de imitación: pueden proseguir el ritmo de la música a su forma, cantar, hacer sonidos con diferentes instrumentos…

Desde Musicaeduca, programa de estimulación musical en bebés de diez a veinticuatro meses, apuntas las siete razones por las que es una buena idea apuntarte a clases de música con tu hijo:

El desarrollo musical está presente en todas y cada una de las etapas de la vida y empieza ya desde el embarazo. El oído es el primer sentido que desarrollan los bebés en el vientre materno, donde se habitúan a las diferencias en el ritmo, timbre o altura de la voz de su madre. Sus primeros balbuceos son ensayos para poder cantar y, cuando son capaces de ponerse en pie, se van a mover al son de la música. Divertirnos con nuestro hijo por medio de la música no es más que acompañarlo en su proceso de desarrollo natural a través del juego.

En los primeros años de vida, la música está unida al desarrollo sensible del bebé. Lo único que conserva el recién nacido de su etapa en el útero es el sonido de la voz de su madre. Normal que sea lo que más le ayuda a calmarse, ¿cierto?? Las nanas, el babytalk o esa forma particular que tenemos de hablarles a los bebés que les deja claros que nos dirigimos a ellos, los juegos de aparecer y desaparecer…

El desarrollo del bebé va parejo al intercambio cariñoso, a eso que llamamos «tiempo de calidad» en el que le dedicamos toda nuestra atención y no nota. La motivación del peque para aprender, lo que le hace abrirse y descubrir el planeta, es el intercambio cariñoso con sus seres queridos y si es jugando a través del ritmo, la armonía y el movimiento, mejor que mejor.

¿Te suena el término plasticidad cerebral? Es la capacidad de aprender que tenemos los humanos por medio de la creación de conexiones neuronales o sinapsis. Si bien podemos aprender cosas a lo largo de toda la vida, la plasticidad del cerebro reduce con la edad y es a lo largo de los 3 primeros años de vida cuando está en su máximo esplendor.

La realización de actividades agradables en un ambiente seguro y en compañía de su figura de apego, como puede ser una clase de música para bebés, es la situación ideal a fin de que el peque realice conexiones neuronales a un ritmo furioso. La estimulación musical a edades tempranas se ha asociado con un mejor desarrollo del habla, el equilibrio, autoestima y autoconfianza.

Si bien aún sean pequeñísimos, promoviendo el amor por la música de los peques vamos a estar haciendo una buena apuesta de futuro, ya que hay infinidad de estudios que apuntan a la relación entre la educación musical y cualidades como la autodisciplina, la paciencia, la sensibilidad o la capacidad de concentración. ¿Sabías que la educación musical mejora el desempeño escolar de los pequeños en materias como la lengua o las matemáticas?

La música es una de las maneras más viejas de la expresión humana. Ha servido a las personas desde siempre y en todo momento para contar historias, trasmitir valores, conmoverse, consolarse, divertirse… En la música está el patrimonio cultural, histórico y artístico de una comunidad. Cuando compartimos con nuestros peques nuestras tradiciones musicales les ponemos en contacto con una cultura que asimismo es suya.

Hoy en día la vida en las urbes, la desaparición del término de familia extensa y las condiciones laborales hacen que muy frecuentemente se viva la maternidad de una manera un tanto apartada. Para muchas familias, la experiencia de los primeros meses/ años en casa con el bebé puede llegar a ser muy solitaria.

De ahí que sea una enorme opción buscar una «tribu» lejos de la idea de familia tradicional, rodeados de personas que viven una etapa semejante de la vida y con un interés común: acompañar a su hijo en su desarrollo mediante la música de una manera cariñosa y enriquecedora para todos.

Olvídate de una clase de música usual, por el hecho de que acá los bebés mandan. No hay dos sesiones iguales. Mediante danzas, canciones o audiciones se desarrollan actividades atractivas para los peques en la que el canto o balbuceos, el movimiento anatómico, los ritmos y la experimentación sensorial son protagonistas.

Además de esto, en estas clases los bebés empiezan a tocar sus primeros instrumentos, primero de pequeña percusión y después instrumentos melódicos, con lo que se transforman en los verdaderos protagonistas de la creación musical, ensayando con cada sonido y participando activamente en las actividades que se plantean.

De qué manera son las clases para bebés

En las clases se enseñan rutinas, hábitos y juegos que se pueden sostener cuando acaba la clase, ya que las clases incluyen tanto materiales impresos como una app con todo género de contenidos para proseguir con la estimulación en casa.

El movimiento acostumbra a ir acompañado de música: una iniciación a la danza que va a ayudar al peque a interiorizar conceptos musicales a la vez que desarrollará sus habilidades motoras y propioceptivas.

Además de esto, se le motiva al pequeño para jugar con los sonidos: los bebés aprenden a percibir diferentes sonidos distinguiendo su procedencia, como a producir sus sonidos, tanto con objetos como con unas partes del cuerpo o instrumentos. Y, además de esto, lo que se pretende en estas sesiones es que progenitores e hijos conecten para divertirse juntos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMAS ENTRADAS

Guía para adquirir una máquina CORTAPELOS sin confundirse

En una peluquería y en casa todo hombre debe tener una máquina cortapelos. Charlamos de las clases que existen conforme su batería, acabado y...

¿Dónde podemos ver conteras de goma?

Las conteras de goma son un accesorio bastante desconocido, pese a que las tenemos por todas partes. De hecho, ni siquiera sabemos cómo referirnos a ellas...

Las bajas laborales por nacimiento de un hijo resguardan la salud mental

Las bajas laborales por nacimiento de un hijo resguardan la salud mental, en especial a las madres, y hay pruebas de que este efecto...